martes, 14 de julio de 2009

La clase, interculturalidad y educación

La clase, una película de Laurent Cantet
Cuando se estrenó La clase (Entre le murs) en los cines españoles, ya quisimos ir a verla. Sin embargo, por aquel entonces, no sacamos tiempo ni para ir al cine. Una cosa llevó a la otra y acabamos perdiéndonosla. Por ese motivo, cuando descubrimos que el Cine de verano de la Diputación de Sevilla ofrecía películas en versión original subtitulada los domingos por la noche y que una de sus propuestas era La clase, no dudamos en ir a verla.

La clase narra las vivencias de alumnos y profesores de un instituto multirracial situado en un barrio conflictivo de París a lo largo del año lectivo. Está basada en la obra homónima de François Bégaudeau, profesor de lengua tanto en la realidad como en la ficción, ya que además de participar en la elaboración del guión, es el profesor protagonista del film.

Sus clases constituyen un constante debate dialéctico que le lleva a enfrentarse a sus alumnos a través de la palabra, aunque siempre motivándolos a utilizar un lenguaje menos coloquial. La película nos introduce en sus lecciones, "entre los muros" de su clase, como espectadores pasivos de lo que ocurre. El espectador se establece como un alumno más que observa, en silencio, lo que sus compañeros y su profesor tienen que decir. A ello ayuda los planos cerrados de los protagonistas en sus diálogos, así como una ágil utilización del plano / contraplano en las conversaciones.

El filme transmite sentimientos sin llegar a caer en el sentimentalismo. Teñido de documental nos muestras a profesores y alumnos de verdad que, siguiendo un guión, improvisan y actúan con total naturalidad, dotando de gran frescura a todos los planos.

Por otra parte, la tensión del film en general como de cada escena en particular se ofrece de manera gradual, manteniendo en todo momento el interés del espectador. No obstante, a pesar de que La clase puede considerarse una verdadera obra maestra del cine francés, por sacarle alguna pega podríamos decir que el ritmo decae cuando la historia se centra en el personaje de Soulemayne, aunque no llega a cotas demasiado bajas.

Con todo esto, sólo me queda recomendaros que la veáis si es que no lo habéis hecho ya. La clase invita a la reflexión de muchos aspectos de nuestra vida: la educación, la interculturalidad, la responsabilidad de los profesores y de los padres, la necesidad de medir las consecuencias de nuestros actos, etc.

La clase se convirtió en la primera película francesa en alzarse con el máximo galardón del Festival de Cannes tras 21 años.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...