miércoles, 15 de abril de 2009

Dragonball Evolution, una decepción aún mayor


El otro día vi la película Dragonball Evolution, pero no os asustéis, que no he pagado nada. Desde que conocí los rumores acerca del argumento y vi las primeras fotografías por Internet, supe que esta película no conseguiría satisfacer la sed de los miles, los millones, de seguidores de la serie de Akira Toriyama. Claro, lo supe yo y lo supieron también todos ellos. Por esa razón, Dragonball Evolution se ha dado el batacazo en taquilla.

En la película, Goku (Justin Chatwin) es el típico chico de instituto que es un cero a la izquierda y que esté enamorado de su compañera de clase, Chi-Chi (Jamie Chung). Goku vive con su abuelo, que le enseña a pelear y a usar su Ki (energía vital). La amenaza aparece cuando Picolo quiere reunir las siete bolas mágicas para vengarse de la Tierra y destruirla y, aquí, Goku es el elegido para detenerlo. En el camino se encontrará a Bulma (Emmy Rossum), una chica que también busca las bolas mágicas para conseguir la fama. Otro personaje que no podía faltar es el Maestro-Roshi (Chow Yun Fat) y Yamcha (Joon Park). Todos ellos ayudarán a Goku a reunir las siete bolas mágicas y detener al malvado Picolo (James Marsters).

La verdad es que me atreví a verla porque me he llevado mucho tiempo criticándola sin haberla visto y quería ver si realmente era tan decepcionante. Como amante de la obra de Akira Toriyama, os digo con un SÍ bien rotundo que estoy indignado por lo que le han hecho a esta obra maestra del anime. Deciros que si os atrevéis a verla, que os preparéis bien, porque los personajes no están retratados de manera fiel, se han cambiado muchas cosas y Goku, como chaval de instituto, no me parece muy veraz. En fin, al parecer, Dragonball Evolution es la primera película de una trilogía. Sinceramente, igual que no confié en ésta en su momento, tampoco lo hago en las que puedan venir.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...