lunes, 28 de junio de 2010

El verano de los géneros: ACCIÓN


Como os anunciamos el pasado jueves, hoy iniciamos una "programación" especial de entradas que abarcará todo el verano. Se trata de nuestro Verano de los géneros, donde cada semana daremos a conocer las principales películas y series de cada uno de éstos.

Hemos querido comenzar con ACCIÓN, y hemos querido hacerlo porque con la acción comienza todo. La acción implica movimiento y, además en cine, estamos acostumbrados a ver cómo la "¡Acción!" determina el inicio del rodaje de una toma. Acción significa empezar a moverse, a hacer algo y eso es, precisamente, lo que estamos haciendo aquí hoy: inaugurar una nueva etapa en De Cine y Series. ¿Os apuntáis?


El género de acción se caracteriza por la supremacía de los efectos especiales y la espectacularidad de las escenas sobre los diálogos y el propio argumento del film, que suele girar en torno a un héroe que debe enfrentarse a persecuciones, tiroteos, peleas, explosiones, robos y asaltos para salvar el mundo. A partir de los años 90 y, especialmente en la última década, se han comenzado a añadir heroínas para adaptarse a los nuevos tiempos.

Este tipo de películas comenzaron a desarrollarse a partir de los años 70. Sin embargo, sus orígenes más primarios los encontramos en los films de espadachines que Douglas Fairbanks protagonizó durante la década de 1920 y 1930, aunque realmente lo que determinó los elementos principales de las películas de acción tal y como las conocemos hoy día fue el éxito alcanzado por James Bond en los años 60. Sus películas se caracterizaron por la existencia de un solo hombre -el héroe del que hablábamos antes- capaz de terminar con los villanos más enrevesados, mediante persecuciones, peleas y una gran variedad de armas.


En los setenta, Bond encontró la competencia del género en Bullitt (Peter Yates, 1968) y en thrillers como The French Connection (1971) o Harry, el sucio (Don Siegel, 1971). El éxito de este tipo de películas influyeron, incluso, en el cine oriental de artes marciales, que comenzaba a introducirse entre el público occidental. Ejemplo de ello es la Operación Dragón de Bruce Lee (Robert Clouse, 1973). En estos años, fueron a ser también conocidos nombres como los de Chuck Norris o Jackie Chan.

Los ochenta serán determinantes para el género de acción, ya que en estos años nacerán grandes estrellas del género que ayudarán a hacerlo aún más grande. Nos referimos a Sylvester Stallone, Arnold Schwarzenegger, Bruce Willis y, también, Chuck Norris. Será La jungla de cristal (John McTiernan, 1988) la que termine de perfilar el tipo de películas de acción que se realizarán en estos años. Otras como Air Force One (Wolfgang Petersen, 1997) utilizarán la misma fórmula de éxito incluso diez años más tarde.


En esta época, el género de acción se mezclará con otros géneros creando diferentes híbridos, como la acción dentro de la ciencia ficción, que dará lugar a películas como Terminator (James Cameron, 1984) o Robocop (Paul Verhoeven, 1987).

Hoy día, el cine de acción cuenta con escenas cada vez más elaboradas gracias a las nuevas tecnologías. No obstante, dentro del mismo, podemos distinguir entre aquellas películas que fundamentan su acción en los movimientos físicos de los protagonistas (como Matrix o Blade) y aquellas otras en las que priman las explosiones y los disparos. Vosotros, ¿con cuál os quedáis?


Fuentes | Wikipedia | IMDb.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...