jueves, 17 de febrero de 2011

Se estrena "Cisne negro", de Darren Aronofsky y con Natalie Portman

Este viernes se estrena en España una de las películas más esperadas del año, Cisne negro, dirigida por Darren Aronofsky y protagonizada por la actriz Natalie Portman, cuyo trabajo ha sido ya reconocido en los BAFTA y los Globos de Oro y, probablemente, también lo sea en los Oscar, donde ha sido nominada como Mejor actriz. Además, tanto la película como su director han sido nominadas en estos premios en sus categorías correspondientes.

Cisne negro relata la historia de Nina, una bailarina de una compañía de ballet de la ciudad de Nueva York cuya vida, como la de todos los de su profesión, está completamente absorbida por la danza. Cuando el director artístico Thomas Leroy decide sustituir a la prima ballerina Beth Macintyre en la nueva producción de la temporada, El lago de los cisnes, Nina es su primera elección. Sin embargo, Nina tiene competencia: una nueva bailarina, Lily, que también ha impresionado gratamente a Leroy.



El director Darren Aronofsky se adentra, por primera vez, en el mundo del thriller psicológico para presentarle al público un mundo perturbador de falsas ilusiones, dobles apariencias y paranoia, y lo hace alejándose del típico thriller de crimen o casas encantadas. En Cisne negro, Aronofsky realiza un retrato profundamente realista de una mujer, desentrañando lo más recóndito de su mente, en un mundo artísticamente electrizante y físicamente exigente como es el ballet profesional.

Aunque el film llevaba 15 años en la mente del director estadounidense, Aronofsky confiesa que la ve como un complemento de su anterior título, El luchador. "Ambos son artistas que utilizan su cuerpo para expresarse y ambos tienen miedo a lesionarse porque sus cuerpos son la única forma de expresión que poseen -explica-. Lo que me resultaba interesante era averiguar la relación entre las dos historias en lo que a priori podrían parecer mundos sin conexión ninguna".
En cuanto al trabajo de Natalie Portman, Darren Aronofsky reconoce que "el personaje de Nina es muy distinto a lo que ha hecho Natalie anteriormente y su actuación está a otro nivel. Encarnar a Nina suponía tanto una proeza física como de interpretación", y es que la actriz tuvo que someterse a un intenso entrenamiento de diez meses para interpretar unas escenas de ballet llenas de creciente tensión y malos augurios y conectar, así, cuerpo y alma.

Lo cierto es que "Natalie había hecho mucho ballet antes de convertirse en actriz -cuenta Aronofsky- y había seguido haciéndolo durante años simplemente para estar en forma. Natalie me dijo enseguida que algo que siempre había querido hacer era interpretar a una bailarina". Pasaron diez años desde la reunión en la que esta conversación había tenido lugar, pero cuando Portman leyó el guión de Cisne negro, se quedó fascinada por el tortuoso recorrido mental de Nina: "Cuando intenta convertirse en el Cisne Negro, algo oscuro empieza a bullir en su interior. Eso se convierte en una crisis de identidad en la que ella no sólo no está segura de quién es sino que, además, las fronteras entre ella y el resto del mundo se vuelven borrosas", explica la actriz.
El entrenamiento de Portman incluyó danza, natación y pesas: "Aun cuando hayas tomado clases de danza con anterioridad, no eres consciente realmente de todo lo que cuesta conseguir un nivel de élite. Cada pequeño gesto tiene que ser muy concreto y estar lleno de delicadeza y elegancia. Yo ya sabía que iba a ser todo un reto, pero nunca sospeché lo realmente duro que iba a resultar físicamente", recuerda. También sus estudios de psicología en Harvard le ayudaron a comprender mejor la desintegración mental que sufre Nina y profundizar en ella.
No obstante, alrededor de Natalie Portman figura un destacado reparto cuyas interpretaciones son un valor añadido a la hipnótica mezcla de belleza, misterio y miedo que contiene el film.  Para interpretar a Lily, Aronofsky eligió a Mila Kunis, actriz ucraniana que aportó insolencia y un ambiguo encanto a su interpretación de la excesivamente ambiciosa recién llegada. Si Lily representa todo lo que Nina aspira a tener en su interior, entonces el brillante coreógrafo de la compañía y director artístico Thomas Leroy, interpretado por el francés Vincent Cassel, es el hombre que la empuja sin piedad precisamente a lograrlo. Darren Aronofsky afirma que se trata de uno de sus actores preferidos en todo el planeta.

Cassel dice que le resultó imposible rechazar el papel: "Primero, porque se trataba de Darren, con quien siempre he querido trabajar. Luego, porque estaba Natalie, a la que admiro desde hace años. Y finalmente, por la idea de trabajar en un thriller enmarcado dentro del mundo del ballet, que es algo muy interesante".
En Cisne negro, el director Darren Aronofsky consigue sumergir a los espectadores en la cruda, ambiciosa y sudorosa realidad que se desarrolla en el backstage del mundo de la danza, al que pocas personas tienen acceso. La cinta se presenta como una de las mejores películas del año desde, incluso antes, que supiésemos que abriría la 67ª edición de la Mostra di Venezia el septiembre pasado, donde Mila Kunis obtuvo el Premio Marcello Mastroianni a la revelación.

Con todo esto, esperamos haber conseguido plantar en vosotros esa semillita de atracción ante esta película, que reúne todos los ingredientes para convertirse en una de nuestras favoritas. Os dejamos con el tráiler.

2 comentarios:

Mario dijo...

Ya tenía ganas de verla, pues después de leer el post todavía me dan más ganas.
Desde luego si sigue la tónica de la película del luchador, va estar muy bien. Porque a mi la película del Luchador me encanto.
Desde luego, no me puedo perder el viernes la película.
Un curiosidad, creo que sale un bailarín español en la película.

Pavel dijo...

Pues sí que resulta atractiva esta película. Me la apunto para verla en cuanto pueda.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...