viernes, 13 de noviembre de 2009

"Partir", sublime y desgarrador drama amoroso

Sergi López y Kristin Scott Thomas en Partir

Hoy se estrena en los cines la película francesa Partir, de la directora Catherine Corsini y protagonizada por Kristin Scott Thomas (El paciente inglés) y Sergi López (Los mapas de Tokio, El laberinto del fauno).

Suzanne
(Kristin Scott Thomas), una mujer de unos 40 años, vive en el sur de Francia con su marido médico (Yvan Attal) y sus dos hijos. Su cómoda vida le pesa y convence a su marido de que quiere volver a trabajar como kinesioterapeuta y abrir una consulta. Durante las obras de la misma, conoce a Iván (Sergi López), un obrero de origen catalán que siempre ha vivido a salto de mata y que ha estado en la cárcel. La atracción es mutua, inmediata y violenta. Suzanne decide dejarlo todo para dar rienda suelta a la pasión que la devora.


Partir es la historia de un amor desenfrenado que, si bien a priori podría parecer el clásico esquema de mujer, marido y amante, en realidad se trata de una apuesta arriesgada y diferente del adulterio, la visión de una mujer que un día se enamora y, literalmente, pierde la cabeza, una Madame Bovary en pleno siglo XXI.

Sin embargo, a pesar de lo magníficamente bien llevada que está la trama, da la impresión de que Catherine Corsini no quiso centrarse en las razones que llevan al personaje de Suzanne a enamorarse de Iván y pasa de puntillas por estos pasos previos para posteriormente volcarse en el drama que supone su apasionada relación. La estupefacción inicial del espectador, que no sabe bien de qué lado posicionarse, pronto desaparece ante un amor verdadero que no entiende de fronteras ni de clases sociales.


Probablemente, sean las mujeres las que más fácil lo tengan para ponerse del lado de Suzanne debido al marcado eje femenino en torno al cual gira el filme, pero la excelente actuación de Kristin Scott Thomas consigue conquistar hasta los más escépticos del amor adúltero. Sergi López, por su parte, se desenvuelve con facilidad en su papel de fiel amante, mientras que Yvan Attal lo hace tan bien que incluso consigue convencernos -por algunos momentos- de que nos pongamos de su parte.


Partir
no es más que una soberbia historia de amor que nos desgarra con cada plano, conscientes desde el principio de la amenaza que les acecha a nuestros protagonistas. Nuestro deseo de que todo salga bien, de ese happy end tantas veces criticado, se entremezcla con nuestro conocimiento de que todo está abocado al drama. Sin embargo, no importa lo que sepamos, tampoco lo que imaginemos, porque Catherine Corsini consigue mantener la tensión de principio a fin.

Con todo esto,
Partir se posiciona como una de las candidatas firmes a ganar este año el Giraldillo de Oro, aunque probablemente lo haga alguna de las otras cintas menos taquilleras que ésta. Sea como fuere, os recomendamos que no os perdáis este filme acerca de la propia naturaleza humana, de la vida y la muerte, del amor desenfrenado y la pasión descontrolada porque, simplemente por habernos enamorado alguna vez, nos sentiremos identificados.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...