lunes, 8 de noviembre de 2010

SEFF'10 | "Son of Babylon", excelente film de Mohamed Al-Daradji


Los pases para la prensa de las películas de Sección oficial empiezan bien temprano en el Festival de Sevilla, por eso nada mejor que un buen film para despertarse. Son of Babylon ha sido el mejor café que podíamos tener esta mañana, una película que nos muestra la belleza de Irak y la unión de su gente. Dirigida por Mohamed Al-Daradji, está preseleccionada por Irak para representar al país en los Oscar.

Norte de Irak, 2003. Dos semanas después de la caída de Saddam Hussein, un chico de 12 años llamado Ahmed sigue a su abuela a regañadientes. Ella se ha enterado de que han encontrado prisioneros de guerra vivos en el sur del país y está decidida a descubrir si uno de ellos es su hijo desaparecido, el padre de Ahmed, que nunca regresó de la Guerra del Golfo.

"El niño era yo". Así de contundente ha empezado Mohamed Al-Daradji la rueda de prensa en la que presentaba su película esta mañana. El niño era él porque recuerda que, cuando era pequeño, siempre veía a su tía llorando sin cesar tras la desaparición de su hijo en la guerra entre Irak e Irán. Él no entendía entonces el concepto de "desaparecido" y no comprendía por qué lloraban las mujeres, ya que cuando su tía acudía, todas las mujeres de la familia se reunían para llorar.

Ninguno de los actores de Son of Babylon es profesional, ni siquiera sus protagonistas, Ahmed y su abuela. A ésta, Mohamed la encontró en un viaje al norte de Irak que emprendió, precisamente, para encontrar quien interpretara el papel. Allí se entrevistó con muchas mujeres que habían perdido a sus maridos e hijos y todas ellas lloraron muchísimo, pero Shehzad Hussein fue la única que no lo hizo. Sin embargo, "tenía la tristeza en sus ojos" y fue entonces cuando supo que ella tenía que hacerlo.
Al principio, Shehzad Hussein no quería aparecer en la película, puesto que no quería ser famosa, pero Mohammed la convenció de que, quizás así, sería posible encontrar a su marido, desaparecido durante 22 años. Ella, además, estuvo cinco años en prisión, donde perdió a su bebé.

En cuanto al chico, Yasser Taleeb,  el director iraquí lo encontró a la salida de un concierto. Yasser no tocaba ninguno y ni siquiera estaba dentro, pero cuando el director lo vio le preguntó si hablaba árabe, ya que la región en que se encontraba todos hablaban kurdo. El chico le respondió que sí, que su madre era kurda y su padre árabe, y tras hablar con la familia, se convirtió en el protagonista de este film.

Curiosamente, Shehzad Hussein sólo habla kurdo, al igual que ocurre en la ficción, y Yasser Taleeb hacía de intérprete para Mohamed Al-Daradji. "Cuando estaba enfadado, traducía mal lo que yo quería decirle a Shehzad y, entonces, ella se enfadaba conmigo y yo no entendía por qué", recuerda el director, quien también añadía que tuvo que sobornarlo muchas veces jugando con él al fútbol para que se portara bien. Es curioso la cantidad de problemas idiomáticos que nos están contando durante este festival, ayer fue una anécdota parecida en The Aviatrix of Kazbek.
Son of Babylon es una coproducción entre siete países distintos: Irak, Reino Unido, Holanda, Francia, Emiratos Árabes, Egipto y Palestina y, al preguntarle sobre ello a su director, nos contestó: "Mejor no preguntes", ya que realizar una película en Irak "es una pesadilla". Tardó cuatro años y medio en conseguir la financiación para la pelicula, ya que con el caos de la guerra no hay industria cinematográfica.

De hecho, fue necesario parar el rodaje por la falta de financiación en diversas ocasiones. Para la escena de las fosas comunes, por ejemplo, hacían falta 600 mujeres que trabajen de extras. Sin embargo, en Irak es muy difícil que las mujeres se presten a ello, por lo que Mohamed les ofreció pagarles el doble que a los hombres. A los dos días de iniciar el rodaje, se quedó sin presupuesto y hubo que pararlo todo durante dos semanas hasta que llegó el dinero.

En Irak hay más de 300 fosas comunes y muchas de ellas no se han podido abrir por la falta de recursos en el país y la falta de laboratorios para la identificación de los cuerpos. Este film, que ha estado ya en más de 65 festivales, tiene también la intención de remover conciencias y tratar de poner remedio a esta situación.

Son of Babylon es un peliculón que no os podéis perder este festival, así que si estáis en Sevilla, os recomendamos que saquéis ya las entradas para verla. Os aseguramos que no os arrepentiréis. Si llega al resto de España, que esperamos que así sea, recordad nuestra recomendación.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...